• Galería
  • Contacto
CLOSE

Tesoros piratas en Ibiza

La ciudad que hoy conocemos como Ibiza remonta su historia al siglo VII a. C., cuando se pensaba que era un punto clave en la famosa ruta comercial fenicia.  Desde entonces, Ibiza ha acogido a romanos, bizantinos, vándalos, árabes y cristianos; las influencias de estas culturas se pueden encontrar en el arte y los estilos arquitectónicos de la isla.

La importancia estratégica de la isla en el Mediterráneo, equidistante entre la costa peninsular y el norte de África, la convirtió en el objetivo, no solo de las grandes civilizaciones e imperios, sino también de los piratas.

Las cuevas de los piratas

La isla de Ibiza tiene un pasado indeleblemente marcado por la piratería y merecedor de su apodo de «la isla de los piratas». El legendario pirata ibicenco, Antoni Riquer Arabí, saqueó más de cien barcos en su vida de piratería a finales del siglo XVIII y principios del XIX.

Las cuevas que cubren la costa de Ibiza fueron herramientas útiles para estas operaciones clandestinas, originalmente utilizadas por piratas y contrabandistas, como la Cova de Can Marçà en la costa norte de la isla. Esta cueva es una de las atracciones turísticas más visitadas de Ibiza, y ofrece un recorrido de 40 minutos por estalactitas, estalagmitas, cascadas y pequeños lagos subterráneos. Ubicada en los acantilados del port de Sant Miquel, fue descubierta por contrabandistas que accedieron a ella a través de una abertura ubicada a 10 metros sobre el nivel del mar.
Desde sus botes, levantaron los tesoros y los escondieron dentro.

Cova Santa es otro destino turístico comprensiblemente popular para Ibiza. Alguna vez fue un refugio para piratas, pero el sitio se ha transformado hoy con la construcción de un restaurante también. Se accede a Cova Santa por una fractura abierta en la estructura de la montaña. Seguir este camino te llevará a una gruta, que luego te muestra una cueva gigante de más de 30 metros de profundidad. Más adentro, una escalera desciende a un espectáculo cada vez más difícil de imaginar además de sorprendente. El paisaje de estalactitas y estalagmitas de la cueva crea un mundo surrealista de maravilla natural.

Hay otra Santa Cueva en San Antonio. La leyenda dice que, en una noche de tormenta en el año 1300, la tripulación desesperada y temerosa de un barco prometió que, si tenían la suerte de escapar vivos de la tormenta, entregarían la imagen de Santa Inés al primer puerto al que llegaran. San Antonio se convirtió en el santuario anhelado y la talla se conservó en la Santa Cueva. Esta gruta, junto a la ermita de Santa Agnès (ahora restaurante Sa Capella), ha sido un lugar de oración a lo largo de la historia, considerada por muchos expertos como una de las iglesias más antiguas de Ibiza.

También en San Antonio se encuentra la Cova de Ses Llegostes. Esta cueva natural fue utilizada durante mucho tiempo por los pescadores como una granja de peces, pero ahora alberga un acuario, lo que es una distracción interesante para los jóvenes amantes del mar si se encuentran cerca.

Otros sitios históricos que merecen una visita subterránea incluyen la Necrópolis de Puig des Molins en la ciudad de Ibiza, una de las tumbas subterráneas más grandes y mejor conservadas del mundo. El espacio de 50.000 metros cuadrados proporciona al visitante una comprensión de la civilización fenicia.

También hay otro conjunto de cuevas de la Edad del Bronce escondidas en las montañas de Sa Cala de Sant Vicent, a 150 metros sobre el nivel del mar. Oculta en el bosque, la Cova d´Es Culleram está dedicada a la diosa Tanit, la principal deidad cartaginesa vinculada a la fertilidad y la fortuna.

Las cuevas de Ibiza ofrecen un paseo único y sorprendente a través de los siglos de historia de Ibiza, desde fenicios hasta cartagineses y desde piratas hasta contrabandistas. También existe la posibilidad de explorar cuevas por mar, ya sea en su yate privado o alquilando una embarcación de lujo para ir donde quiera.

Tesoros escondidos

Hubo docenas de ataques piratas en Ibiza a lo largo de la edad media. La isla se acostumbró a defenderse de los merodeadores y creó un sistema bastante inteligente de torres de vigilancia y campanas de iglesia para hacer sonar la alarma. Pero a medida que los piratas se movían a través del Mediterráneo, seguramente habrían tenido que depositar su botín en algún lugar. ¿Pero dónde? Tal vez todavía estén allí, enterrados debajo de alguna cala apartada… en algún lugar… ¡ahí fuera!